KRATOS
(2022)
TOCAR TU ARGOLLA
EN LLAMAS
(2018)
PEQUEÑO BESTIARIO ÍGNEO
(2016)
IMÁGENES PARA UNA ANUNCIACIÓN/
IMAGES FOR AN ANNUNCIATION
(2012)
UMBRAL A LA INDOLENCIA
(2009)
GILBERTO OWEN.
CON UNA VOZ DISTINTA
EN CADA PUERTO
(2004)
XAVIER VILLAURRUTIA…
Y MI VOZ QUE MADURA
(2003)
FUEGO
(2003)
LA TURBA SILENCIOSA
DE LAS AGUAS
(2001)
IMÁGENES PARA UNA ANUNCIACIÓN
(2000)
LA FONTANA
(1995)
EL SEGUNDO LABERINTO (1991)
LABRAR EN LA TINTA
(1988)

Kratos

Los libros del perro, México, 2022. (Poesía)

Este libro explora el elemento fuego desde otro punto de vista: las kratofanías, la violencia y el dolor que causan los seres divinos en los seres humanos. 

Dice de Kratos Estefanía Arista: En las páginas de Kratos encontramos una voz que es conjuro a la par que silencio. Una reflexión en la que el tiempo crea y destruye, estremece el cuerpo y la carne. Aquí dialogamos con una voz que no sacrifica lo íntimo y personal para volver a contar una historia, la historia vista desde los ojos de una poeta dispuesta a tomar riesgos, enamorada de lo que anhela decir pero con la madurez suficiente para no apresurarse. Kratos es fuego, rayo y vértigo: una colección de poemas danzando entre “el instante que sucede a la palabra.”

Tocar tu argolla en llamas

UAM, Colección El pez en el agua, Serie Poesía , México, 2018. (Poesía)

Una nueva y más profunda exploración del elemento fuego, con su fenomenología inicial, sus metamorfosis, su fulgor. Dice de este libro Bernardo Ruiz: Decía Carlos Montemayor que la poesía mexicana podía clasificarse como un tratado alquímico donde se contemplan los procesos esenciales de los elementos en los que se basa dicho saber. Así podría hablarse de una poesía de la tierra, como en el caso de Canto a un dios mineral de Jorge Cuesta; de una poesía del agua, cuyo más intenso poema es Muerte sin fin de José Gorostiza; obviamente sorprendía  el fuego y la luz en el caso de Piedra de sol de Octavio Paz o La flama en el espejo de Rubén Bonifaz Nuño y, soto voce, se mencionaba a Villano al viento de Enrique González Martínez para referirnos al cuarto elemento. 

¿Había una correspondencia y una búsqueda semejante en la poesía femenina? Este libro ofrece una respuesta. Tocar tu argolla en llamas de Roxana Elvridge-Thomas es un poemario digno de elogio y fascinación: participa de esa alquimia poética. Nace en una chispa, en breves versos y poco a poco se alza la poesía de gran ritmo y vuelos en una vozque arde: un alto incendio en un bosque ardiente que exalta el alma. Anhelos, pasiones y belleza se vuelcan en una poesía que seduce e hipnotiza, y nos lleva lejos.

Pequeño bestiario ígneo

Parentalia editores, Colección Fervores, México, 2016. (Poesía)

Libro ganador de los Juegos Florales Nacionales “San Marcos Tuxtla 2010”, Premio de Poesía “Daniel Robles Sasso”.

Continúa con la exploración del fuego, pero esta vez, en su manifestación en animales que al parecer de la poeta tienen la impronta ígnea. Encontramos así al león, la luciérnaga, el tigre, el dragón, la salamandra, el ciervo y otros muchos que se entrelazan con las llamas. 

Imágenes para una anunciación/
Images for an annunciation

New York, Foothills, 2012, traducción al inglés por Don Cellini en edición bilingüe. (Poesía)

Libro ganador del Premio Nacional de Poesía “Enriqueta Ochoa” en 1999. 

Este libro contiene la estructura de un Oratorio, con sus allegros, lentos, scherzos, rondós, arias, coros, recitativos. 

El tema es la llegada de los ángeles, pero ángeles que tienen oficios, pasiones, contratiempos, complicidad con los humanos, violencia contra los mismos humanos. Todo ello en poemas en prosa y, para los coros, pequeñas estrofas populares. 

De él dice el poeta Jair Cortés: De ese árbol ritual que es el canto de Elvridge-Thomas, nacen diversos frutos: conciencia de la tradición, una musicalidad inusitada que seduce al lector y un despliegue de recursos retóricos alimentado por un espíritu barroco que fascina e imanta a todos sus lectores: “Un estrépito de aldabas./ Sus bronces incitan clarines por las cóncavas esquinas de la tierra./ –Despiertan del letargo altivas bestias. En los manantiales nace la respiración del mundo.” Y es justo esa “respiración del mundo” la que se advierte en cada poema de Roxana Elvridge-Thomas, ritmo vital del lenguaje sagrado que revela su más primigenia esencia.

Umbral a la indolencia

Orizaba, Letras de Pasto Verde, Colección El Celta Miserable, número 3, 2009. (Poesía)

Pequeño poemario lúdico en torno a los gatos, los sentidos, las iluminaciones de la cotidianeidad.

Gilberto Owen.
Con una voz distinta en cada puerto

México, Fondo Editorial Tierra Adentro, 2004.
(Compiladora, prólogo. Ensayo)

Con una voz distinta en cada puerto… en palabras de Gilberto Owen, puede sintetizarse así  su propio talante vital y poético, a la vez que emblematizar la reunión de los trabajos de 13 jóvenes ensayistas, convocados por la poeta Roxana Elvridge-Thomas para rendir homenaje al más heterodoxo y solitario de los Contemporáneos. De esta manera, se confirma la fusión  de la actividad crítica  y de la actividad creadora.

Fuego

Puebla, Lunarena, Colección Poetasdeunasolapalabra, 2003. (Poesía)

La exploración de este pequeño poemario es en torno al elemento fuego. Las pasiones que él devora, los distintos momentos en que el fuego se presenta: volcanes, el verano, la sangre que corre. 

Xavier Villaurrutia… y mi voz que madura

México, Fondo Editorial Tierra Adentro, 2003.
(Compiladora, prólogo. Ensayo). 

Este volumen, coordinado por Roxana Elvridge-Thomas, quien además de compilar realiza en el prólogo un estudio sobre el autor, reúne los trabajos de varios escritores jóvenes mexicanos que aman la obra de Xavier Villaurrutia y la valoran, desde diversos puntos de vista, como parte esencial de la herencia literaria de México.

La turba silenciosa de las aguas

 Toluca, UAEM/La tinta del alcatraz, 2001. (Poesía).

Continúa con la exploración del elemento agua iniciada en La fontana. Esta vez desde una mirada más oscura: distintas ahogadas, ríos que cobran vida y devoran niños, otros contienen ninfas crepusculares. Siempre son entes de agua dulce, agua de tierra adentro, como ojos líquidos que nos observan.

Imágenes para una anunciación

México, Casa Juan Pablos Editores, 2000. (Poesía)

Libro ganador del Premio Nacional de Poesía “Enriqueta Ochoa” en 1999. 

Este libro contiene la estructura de un Oratorio, con sus allegros, lentos, scherzos, rondós, arias, coros, recitativos. 

El tema es la llegada de los ángeles, pero ángeles que tienen oficios, pasiones, contratiempos, complicidad con los humanos, violencia contra los mismos humanos. Todo ello en poemas en prosa y, para los coros, pequeñas estrofas populares. 

De él dice el poeta Jair Cortés: De ese árbol ritual que es el canto de Elvridge-Thomas, nacen diversos frutos: conciencia de la tradición, una musicalidad inusitada que seduce al lector y un despliegue de recursos retóricos alimentado por un espíritu barroco que fascina e imanta a todos sus lectores: “Un estrépito de aldabas./ Sus bronces incitan clarines por las cóncavas esquinas de la tierra./ –Despiertan del letargo altivas bestias. En los manantiales nace la respiración del mundo.” Y es justo esa “respiración del mundo” la que se advierte en cada poema de Roxana Elvridge-Thomas, ritmo vital del lenguaje sagrado que revela su más primigenia esencia.

La fontana

México, UAM, Colección Margen de poesía, 1995. (Poesía)

Explora el elemento agua, con sus honduras y armonías, con sus desastres y su fluir.

Pequeño poemario compuesto en su totalidad por poemas en prosa que intentan emanar, discurrir, derramarse, rezumar al igual que las aguas. 

El segundo laberinto

 México, UNAM, Colección El ala del tigre, 1991. (Poesía)

Libro ganador del Premio Nacional de Poesía Joven “Elías Nandino” en 1990. 
Aborda el amor desde el plano humano y el divino. Es una plegaria por alcanzar la unión con lo inefable. 


Compuesto de pequeños poemas a la manera de la antigua lírica medieval, tanto de las jarchas como de la lírica popular, que forman a la vez un todo de anhelo
y entrega.

Memorias del aire, dentro del libro colectivo Labrar en la tinta

México, UNAM/Latina, 1988. (Poesía)

Se trata de un pequeño poemario que tiene como guía el aire como elemento, pero también como personaje, como pasión, como añoranza.